Ambiente gay en valladolid

En su momento informamos de la terrible agresión. Sucedió alrededor de las seis y media de la mañana del domingo 12 de agosto. De hecho, ya después de la agresión recogimos la polémica en redes sociales respecto al tratamiento de la noticia. Volviendo a la agresión a la Eli, en la misma tarde del 12 de agosto, un menor de 15 años de edad, sin aparente conexión previa con la víctima, se entregó voluntariamente, acompañado de su madre, y confesó ser el autor.

Grupo de gente gay de Valladolid, homosexuales en Valladolid, foro

No obstante, dada la virulencia de la paliza, desde dosmanzanas seguimos considerando que, al margen de que se cometiera un robo, resulta plausible pensar que se trató de una agresión relacionada con la expresión de género de la víctima, o en la que al menos el odio por LGTBfobia pudo jugar un papel determinante. El agresor de 15 años ha confesado la autoría de la brutal paliza.

Los hechos se produjeron este domingo pasado. No ha trascendido su identidad, pero podría tratarse, de acuerdo a la prensa local, de una persona transgénero o percibida como tal. El autor de la agresión, menor de edad, se ha entregado voluntariamente.

La persona agredida, de alrededor de 55 años, fue trasladada inmediatamente, por Emergencias Sanitarias-Sacyl, con pronóstico muy grave al Hospital Río Hortega de Valladolid, donde permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos UCI debido a la gravedad de sus heridas. Se le acusa de los delitos de homicidio en grado de tentativa y robo con violencia.

Selecciona tu provincia

A la espera de que avance la investigación, no parece que existiera relación previa entre agresor y víctima, no habría conexión entre la víctima y el agresor, a la espera de la declaración de ambos. Por el momento, solo cuentan con la declaración de una de las dos partes, debido a la incapacidad de la agredida, que permanece ingresada en el hospital, de dar testimonio como consecuencia de la gravedad de sus heridas.

La Fiscalía de Menores ha decretado este martes el ingreso en el Centro de Menores de Zambrana del joven que confesó haber agredido a una mujer transexual, de 55 años, a la que le robó un bolso a las puertas del centro comercial Vallsur de Valladolid. Mandan a quien posiblemente sea una persona trans a la UCI muy grave en Valladolid y la policia investigando si es delito de odio.

Ni vestido ni disfrazado de mujer, puede ser que fuese una mujer trans o incluso simplemente alguien vestido como le da la gana. Transfobia pic.


  1. Salir en Valladolid.
  2. Gays valladolid Anuncios.
  3. bandera gay significado colores;
  4. louisiana gay chat line numbers.
  5. new gay chat app.

La FELGTB recuerda en su comunicado la importancia del lenguaje al tratar la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación. El profesor no sospechó nada acerca de la verdadera identidad de su ligue hasta que descubrió que tanto sus fotografías como pantallazos de sus conversaciones circulaban entre sus alumnos. Inmediatamente interpuso denuncia. A los agentes del Grupo de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional no les resultó díficil identificar y detener al responsable de los hechos, que resultó ser un alumno de 18 años del propio instituto en el que el profesor da clase y que ha reconocido los hechos.

Los niños pueden cambiar el mundo, escuchamos a menudo. Matt es un chico que cursa primero de bachillerato en Valladolid. Un día, al llegar a clase, encontró su silla pintada.


  • gay sauna gran canaria playa del ingles.
  • orgullo gay banderas?
  • PAS y técnicos;
  • sauna gay a tenerife;
  • Bares en la Guía LGTBI de Valladolid.
  • Sauna capuchinos?
  • A veces es muy difícil de llevar, puede hacer que los jóvenes se aíslen, presenten síntomas de depresión y ansiedad. Tras el incidente homófobo publicó en sus redes la foto de la silla y el mensaje:. OwnIt mola mogollón tu actitud chaval! Tan joven y tan valiente.. El programa de actividades, principalmente dirigido a alumnos y profesorado de centros de Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato y Universidades, incluye talleres, charlas, exposiciones y obras de teatro en el Centro Municipal de la Igualdad. Hemos recibido la nota de prensa de Valladolid Diversa, pero este artículo de Domanzanas refleja perfectamente el hecho… y nuestra opinión:.

    Algunos jueces se hacen los remolones cuando de castigar penalmente la LGTBfobia se trata. El episodio de Valladolid se suma a otros que generan una sensación de inquietante impunidad entre el colectivo LGTB. Eran simplemente homófobos. Una decisión que fue recurrida por Valladolid Diversa y que sorprendentemente la Fiscalía avaló , al considerar que la existencia de un incidente previo anulaba la intencionalidad homófoba de la agresión: inmediatamente antes, las víctimas habían recriminado a un grupo de hombres que estuviesen tirando piedras a unos cisnes, y les dijeron que llamarían a la policía si continuaban.

    Ese fue el pistoletazo de salida para el resto de insultos homófobos y la agresión física, y al que la Fiscalía sin embargo resta importancia. Una decisión sorprendente para Valladolid Diversa. Lógicamente no. La violencia machista es violencia machista en cualquier contexto.

    Con cisnes o sin ellos, la homofobia es homofobia. Por tanto, es un delito de odio. Agresiones homófobas en las que la justicia no castiga la homofobia. El agresor, antiguo compañero de instituto de uno de los agredidos y que nunca aceptó de buen grado su orientación sexual, continuó luego su acoso en redes sociales. Entendemos que esto no impide que la agresión que sufrieron nuestros compañeros sea delito de odio. Del mismo modo una agresión homófoba también es una agresión homófoba independientemente de que haya una discusión previa. En caso de que eso ocurra, desde Valladolid Diversa apoyaremos a nuestros compañeros y les animaremos y acompañaremos con su recurso a la siguiente instancia judicial ya que:.

    Debe reconocerse como tal y contabilizarse correctamente en los informes sobre delitos de odio.

    Comunidad últimoCero

    El sistema judicial debería perseguir y condenar sus actos. Cada vez que un homófobo agrede a una persona por tener una orientación sexual diversa, es un ataque contra todas las personas de Géneros y Sexualidades Diversas. Podéis pinchar encima para ampliar la foto. Lamentamos la decisión de la Fiscalía de Delitos de Odio, ya que parece una impugnación hecha con prisa, sin ganas, en la que no ha expresado siquiera su apoyo a las personas de Géneros y Sexualidades Diversas GSD , personas que pertenecemos a un colectivo discriminado. Es lamentable que desde la Fiscalía defiendan a los homófobos.

    Lo que nos lleva a cuestionarnos si las personas GSD de Valladolid podemos considerar a la Fiscalía de Delitos de Odio como una aliada o si directamente sería mejor que no existiera. A la vista de todo lo ocurrido, y de lo que queda por llegar, podemos decir que todavía queda mucho por sensibilizar a todos los niveles, también en la Justicia, ya que ni siquiera la Fiscalía de Delitos de Odio se muestra sensible a la discriminación que sufrimos las personas GSD y que muchas veces se materializa en insultos, amenazas y agresiones físicas.

    La pareja ha interpuesto un recurso incidiendo en que la jueza ha ignorado totalmente las circunstancias que rodearon la agresión. Los chicos se acercaron para decirles que pararan o llamarían a la policía, y el grupo entonces se olvidó de los cisnes y comenzaron a agredirles a ellos. Los agresores no eran nazis, o al menos no lo parecían.


    • bandera gay rainbow.
    • mens free chat line numbers.
    • aprueban matrimonio gay en nuevo leon.
    • Esto puede pasarle a cualquiera en cualquier momento. Los golpes y patadas continuaron hasta que llegó la policía, que identificó a los siete agresores. La pareja interpuso una denuncia ante la Fiscalía de Delitos de Odio. Un delito de odio se define como cualquier infracción en la que la víctima es elegida por formar parte o tener conexión con un grupo basado en la raza, el origen, la religión, las creencias o la orientación sexual e identidad de género.

      Pero que si vas por Valladolid y siete señores deciden molerte a patadas por ser homosexual… pues eso no es un delito de odio. Nos encontramos ante muchos casos que o bien archivan o consideran delitos leves asuntos que son delitos de odio. En ese momento comenzarón los insultos. Algunas de las lesiones que nos hicieron y que por supuesto hemos denunciado como delito de odio por homofobia. Condeno esta agresión homófoba. Valladolid es una ciudad tolerante en la que comportamientos así no tienen cabida. La coincidencia ha sido tan grande que casi parecía responder a un manual.

      Se parte de situaciones de dolor, o discriminación, con las que nadie puede estar de acuerdo. Y, desde luego, nosotros debemos comprometernos en la lucha contra la discriminación. Pero a partir de ahí se revisa la concepción antropológica del hombre y de la mujer, el significado de la diferencia sexual… Esto es lo preocupante. Ya hace unos años, dejaron de hablar de trastornos de género para hablar de disforia, que es un malestar ante el propio cuerpo y sus manifestaciones.

      Sé que esto no lo comparten todas las personas que quieren que los que padecen estos problemas en su mundo afectivo o sexual no sufran discriminación, abusos o burlas. Y yo comprendo estas situaciones. De pronto entre cientos de películas convencionales uno se encuentra con una perla escondida, de ese cine que ya casi no se hace y que, por otra parte, resulta incomprendido no solo para el espectador del montón, sino para no pocos críticos actuales insensibles al cine poético y contemplativo.

      Esta es la historia que movió a la realizadora franco-luxemburguesa Anne Fontaine Nouvelle chance, La Fille de Monaco, Coco avant Chanel, Adore a realizar un filme que da a conocer al mundo el terrible episodio con un estilo intimista, sobrio y revestido de una extraordinaria delicadeza. Para ello no sólo se documentó en las memorias de la doctora, sino que ha contado con la colaboración de Philippe Maynial, el sobrino de Pauliac, ocultando por supuesto los nombres reales de las mujeres violadas.

      En medio de la nieve, una joven religiosa polaca se escapa de su monasterio, situado en un helador descampado a las afueras de Varsovia, para dirigirse a un puesto francés de socorro de la Cruz Roja, con el fin de recabar ayuda. Sin embargo, al contemplar por la ventana a la benedictina orando de rodillas en medio de la nieve, se decide a acompañarla.

      Mathilde, perteneciente a una familia comunista, es una joven increyente, liberada y moderna, que establece una relación sexual descomprometida con Samuel, un médico bastante grotesco en el duro ambiente de después de la II Guerra Mundial.

      Bar gay valladolid Anuncios

      Extraordinario el trabajo de Caroline Champetier en una fotografía de tonos grises y fríos. El film es un prodigio de respeto a la dimensión religiosa y al mismo tiempo de canto a la vida y sobre todo a la mujer maltratada y violada brutalmente. Aunque el protagonismo se lo lleva Lou de Laâge en una formidable interpretación, cargada de matices, en su versión de la doctora neutral y escéptica, aunque llena de ternura, el papel de las monjas viene a ser como el de un personaje colectivo, donde se muestran todas las reacciones humanas posibles: la superiora inflexible, la joven mística, la que sueña con reincorporarse a la vida laical.

      La película no se decanta ni por la fe ni la increencia. Pero, sobre todo, se trata de una inmersión profunda en el alma femenina, un canto a la mujer y una ética por encima de creencias e ideologías, contra el machismo brutal y simplificador, contra la guerra que aniquila. Hay un valor que sobrenada todo, y es el amor a la vida que derrumba barreras, que une, perdona y s e impone en el film como espiritualidad y servicio al ser humano frente a toda convención o norma. La letra mata, como aparece en la actitud ortodoxa a ultranza de la madre abadesa, y el espíritu da vida. En este sentido Las inocentes, proyectada en Sundance, candidata francesa al Oscar, premio de la Fipresci en Valladolid y mejor película del Festival de Jerusalén, resulta, en medio de una sociedad dominada por la violencia de género, enormemente actual.

      Lejos quedan los obispos españoles no ya solo de los representantes de otras iglesias cristianas que han asumido plenamente la inclusión de las personas LGTB, sino de algunos de sus compañeros católicos de otros países a la hora de referirse a la realidad LGTB. Un texto del que nos hicimos eco hace varios meses y en el que el papa Francisco reafirmaba, entre otras cosas, la doctrinal oficial de la Iglesia católica en materia LGTB. Por supuesto que una cosa es la genitalidad y otra la sexualidad.

      La diversidad en la orientación sexual así como en la identidad de género, ha provocado, a lo largo de la historia, discriminación y rechazo.